Fulares de tejido o rígidos.

Son portabebés versátiles que se adaptan a la fisionomía del bebé y muy cómodos para el porteador.

Se pueden utilizar desde el nacimiento del bebé hasta el final del porteo.

Se colocan en diferentes posiciones además de poder realizar diversos nudos con los mismos.

Las marcas en las que confío como asesora de porteo y por el feedback transmitido por numerosas familias que los utilizan son las siguientes:

BabyMonkey, Lennylamb, Hoopediz, Neko Slings.