Mamá deja el móvil

“Sentí cómo su pequeña manita caía con peso sobre mi brazo” Qué sensación más bonita, se acababa de dormir.Ese día no entré el móvil a la habitación.

“Y si me gusta estar con el móvil más tiempo del que debiera.

Duermo a mi hija porteando desde que nació, con el móvil en una mano y con el pulgar voy mirando el face o contestando al chat del mismo.

Sé que no es bueno que desprende muchas radiaciones pero quiero pensar que nada le puede pasar a pesar de su corta edad, me puede más mirar el Facebook porque me gusta.

¿Acaso no puede esperar las conversaciones pendientes a cuando termine el día y esté sola? ¿Qué sucede? Me duermo, si me tumbo en la cama a darle la teta esperando que se duerma, me quedo frita, y no puedo porque tengo pendiente muchas cosas: recoger la cena, poner lavadoras, recoger ropa tendida, limpiar baños etc. Cuando mis hijos duermen aprovecho para organizar la casa.

Si me duermo a las ocho de la tarde me despierto una hora después de muy mal humor. Así que no hay mejor antídoto contra el sueño que “zapear con el móvil en la mano”.

Me avergüenzo de ir con el móvil constantemente, de estar pendiente de él. Ni tener los dedos dormidos debido a problemas con el túnel metacarpiano impiden que coja el móvil…

Vamos todos con el móvil en la mano: Tranvía, calle, coche, ya no hace falta ni revistas en las peluquerías para eso tenemos “Safari”. Ya no invertimos tiempo ni en llamar por teléfono, sólo frases cortas con el chat del Facebook. Empujamos el carro con el móvil en la mano.Quedamos con amigas y por momentos ignoramos que están porque hemos recibido una notificación.

El móvil nos absorbe, no aleja de la realidad, de lo que tenemos delante.

La verdad odio el móvil, y eso que he trabajado vendiendo móviles durante once años, pero no me gusta, en lo que ha derivado, porque antes sólo era usado para llamar y poco porque era caro, pero ahora estamos todo el día con el móvil en la mano.

No quiero que mis hijos me imiten en algo que tanto odio y me avergüenzo cuando me dicen “mamá deja el móvil”. Alguna vez he llamado a alguna mamá y me dice: “Ahora no te lo puedo coger estoy durmiendo al bebe.” Lo cual me indica que no soy la única que duerme a mi hija con el móvil en la mano.

El otro día una amiga me decía que se había dormido abrazando a sus dos hijos, acto que hacía tiempo que no hacía por estar con el móvil mientras los dormía. Nos olvidamos de lo bonito que es mecer a un bebe y cantarle una nana y acariciar su cabecita.

Seguro que muchas mamás deseáis por momentos dejar aparcado el móvil y vivir de otra forma la crianza,  porque quizás también sea respetuoso protegerles de las radiaciones, de nuestras ausencias. ¿Cual será el resultado de nuestros hijos no mirados?¿no atendidos cómo se debe? dónde no nos moleste sus interrupciones cuando estamos contestando un mensaje.

A veces veo cómo mis hijos buscan la mirada del papá que en esos momentos desayuna con el iPad leyendo las noticias, como quién lee el periódico en papel, pero es que absorbe tanto las tecnologías….

También confieso soy una mamá enganchada que desea aparcar el móvil y atender a mis hijos y vivir cada segundo.

Una semana estuve sin móvil y lo agradecí, y dos veces en un año se me han roto la pantalla del móvil, ya pienso que fue mi inconsciente de querer destruir algo que casi me domina.

Existen retos en grupos para dejar de chillar a los hijos, a mi eso no me gusta me recuerda a “técnicas de dejar de fumar” que muchas veces no funciona, pero si creo en el autocontrol de uno mismo, así que me propongo de momento dormir a mi hija sin móvil, y luego ya veremos poco a poco, paso a paso.

Otro paso que dí hace meses salirme de muchos grupos de whatsapp de madres y del colegio.

El primer paso y más importante ser consciente de ello que me siento devorada por mi iPhone.

¿ Y tú si te ves reflejada que te propones?”

Este post lo redacte hace dos años, en la actualidad necesito el móvil para trabajar por lo cual el reto de aparcarlo no me ha sido posible, mi siguiente reto será ponerme horarios de uso….¿lo conseguiré?.