La bandolera de anillas de fular.

 

Me encantan la bandolera de anillas de fular, fue el porta bebé que escogí para portear a Sofía cuando salimos del hospital.

Y aunque es un portabebé que requiere aprendizaje, para después del parto me resultó ideal.

Además de no hacer presión sobre mi suelo pélvico imaginar recién parida, lo que menos necesitaba era un Portabebé que oprimiera mi tripa.

Me facilitaba dar el pecho de forma rápida y accesible es una de las ventajas que encuentro en las bandolera de tejido.

Me encantan también porque una vez que aprendes a usarlas son super rápidas de ajustar.

Os encontrareis con  un portabebé ergonómico en el que el peso se reparte por la espalda y en un sólo hombro.

Siempre hemos llevado a los bebés a la cadera con telas diferentes.

Pero en este caso son tejidos diseñados para portear tanto 2 kilos como 30 kilos.

Podemos utilizarlas en diversas posiciones: cuna, a la cadera, frontal, a la espalda y desde el nacimiento hasta el final del porteo.

Aunque prefiero portear en la espalda con bandolera en momentos puntuales y trayectos cortos.

Preguntarme y os asesoro para escoger la bandolera de anillas mejor para vosotros según el clima y la edad del bebé o niño.

Siempre traigo bandoleras fáciles de ajustar, y que deslicen bien por las anillas.

Marcas en las que confío y en la tienda online voy trayendo diversas  y buscando las más bonitas.

Os enseñaré a utilizarlas en los diferentes talleres que realizo mensualmente.

Os explicaré trucos diversos para manejarlas adecuadamente.