Volver en Septiembre a la rutina trabajo y colegio puede suponer un estrés posvacacional para muchas familias, no resultando fácil  tras un largo período de descanso y desconexión, necesitando un tiempo para adaptarnos.

Siendo además un mes duro a nivel económico para las familias pues se junta también el gasto de inicio escolar o en caso de guarderías matrícula etc.

Septiembre para muchas familias supone el inicio de la entrada a la guardería o colegio siendo la  primera separación con nuestros bebés o niños. 

En muchos casos tanto el bebé o niño puede suponer un estado de ansiedad ante la separación de sus figuras de apego y de amor, mostrándolo con llanto o silencio mostrando tristeza.  Por eso aconsejo que las primeras semanas se realice poco a poco para que los bebés o niños de tres años se puedan adaptar. 

Cuando les recojamos de la guardería o colegio invirtamos tiempo con ellos de juego, de atención o incluso si son porteados, recogerlos porteando porque en nuestros brazos encontrará el sostén y calma que necesitan.

 Mostrarles con amor y cariño lo mucho que nos importan pues en muchos casos saldrán irritados o muy cansados con pocas ganas de volver al día siguiente a la guardería o cole.

Estos días nuestros hijos se encuentran nerviosos como alterados, descontrolados, pero para los niños el cambio de estar relajados sin horarios, levantándose tarde y acostándose pronto, o con mucha libertad, en el caso de haber estado en el pueblo y pasar a la ciudad a estar en un piso les puede resultar estresante.

En estos días una de las mayores incertidumbres que tendrán, serán  ¿estaré con mis compañeros de siempre o con quienes me van a poner?, ¿tendré a la misma profesora/or?, ¿me gustará el nuevo colegio?.

En estos días ya avisados por nosotros de los eminentes cambios van a estar un poco nerviosos y serán días de asimilar los cambios.

Consejos para que estos días :

  • No os aconsejo que neguéis  la realidad “no pasa nada” sino  más bien  que validéis sus emociones que pongamos palabras a lo que sienten.
  • Después trataremos de ser positivos buscando recordándoles todo lo bueno que van a encontrar cuando vuelvan al colegio : encontrarse con sus amigos, o conocer nuevos amigos, inicio de nuevas extra escolares, tiempo para jugar en el colegio con juguetes nuevos y juegos diversos, o aprender un montón de cosas nuevas.
  • Si en estos días ante los cambios sienten más bien miedo vamos: a escucharles, abrazarles, tranquilizarles.
  • No engañarles o ocultarles la verdad, para que poco a poco la vayan digiriendo junto a nosotros que les ayudaremos a regularizar y afrontar la nueva situación con la que se van a encontrar, así bajará la ansiedad de ellos.

En cuánto a la rutina tras días de fiestas en los pueblos, noches de paseo por la playa, y ver la televisión hasta las once de la noche para poder volver a acostarse pronto para poder levantarse a las ocho de la mañana, días de descontrol con las comidas y horarios tardíos para comer,  les ayudaremos a hacerlo progresivamente.

Sugerencia :

En los días previos al colegio o los primeros días de inicio escolar será mejor que se sientan implicados y participen en la preparación de forrar los libros, poner sus nombres en ellos, preparar el estuche y la cartera así como la ropa para el colegio si llevan uniforme.

Para las familias que se encuentran con uno o más hijos en guardería o edad escolar, teniendo un bebé el estrés aumenta.

Nos encontramos con que durante los días vacacionales hemos recibido ayuda con los hijos que si han estado los dos miembros de la unidad familiar, o han estado los abuelos por ejemplo, y en la vuelta al cole nos encontramos más solos para realizar todo.

Levantarnos a una hora y atender a los pequeños y mayores, salir corriendo a la guardería o colegio y en muchas ocasiones es el padre o la madre el que tiene que salir al colegio o guardería con dos o tres hijos lo cual supone mayor cansancio para todos.

En estos casos aconsejo levantarse con tiempo para que se genere menos tensión en el ambiente pues los niños lo notan doblemente. Si aconsejo portear al bebé en cuánto ya ha comido y ha sido cambiado de pañal y vestido para tener las manos libres y atender al mayor.

En caso de ir andando a la guardería o colegio llevar al mayor en la silla de paseo o andando de la mano y el bebé porteado, e ir hablando de lo que va a encontrarse, o ir cantando canciones.

Si vamos en coche llevar un portabebé rápido como una bandolera o mochila ergonómica, para no invertir el tiempo en sacar el carro y desplegarlo y facilitar la entrada del mayor a la guardería o colegio.

Mucho ánimo para todos y también los mayores que tampoco es fácil la vuelta a la normalidad y trabajo.