¿Qué es la huelga de Porteo? Proceso natural que adoptan los bebés/niños coincidente con la fase del desplazamiento, gateo, andar o correr.

Dónde el bebé/niño irá paulatinamente mostrando su “yo”, luchando por pequeñas formas de autonomía, ayudándole  a crecer y ser sujetos más individuales.

Las familias porteadoras lo vivirán como un pequeño duelo de ver que el bebé lo está dejando de ser y a la vez felicidad de verlo crecer adaptándose al nuevo estado y a nueva forma y tiempo de porteo.

¡No te escondas tras las cortinas ! Es hora de dormir, ven al fular.

Mi hija corre a esconderse tras las cortinas y bajo la mesa del comedor.

Muchas madres me cuentan por privado como sus bebés/niños ya no desean ser porteados, y es uno de tantos “duelos” que vamos pasando con nuestros bebes.

Cuando protestan con cinco meses sabes que ofreciéndole la teta o paseando o cantándole o bailándole se calma y acepta el portabebé o se duerme en él porque protestaba porque tenía sueño y se resistía a dormirse, es algo que con seis años también les pasa ponen mil excusas antes de irse a la cama.

Pero cuando descubren lo divertido que resulta andar y correr empiezan a oponerse a ser porteados.

Para nosotras es cómo ¿qué está pasando?¿no puede ser? Sabía que pasaría, les pasaba a otras madres, pero también me está pasando a mi…

Pues si un duelo nuevo no poder portear cuando queremos o cuando más lo necesitamos, pero que también de ir en carro se quejan, que no es solamente con el porteo, o no quieren bañarse,  o no quieren ser peinadas las niñas o que les corten las uñas.

Comienzan  a mostrarnos que son otras personitas y no una prolongación nuestra….y a veces aceptar que nuestros bebés crecen, no resulta del todo fácil de asumir.

Entonces ¿se acabó el porteo? Pues no, no se termina con 18 meses.

Portearemos cuando ellos quieran o se dejen, mientras o andarán o hasta escogerán ir en silla de paseo.

Incluso escogerán cómo desean ser porteados si delante para tomar teta, o en la cadera con bandolera o con mochila dejando de querer ir en fular.

Así que nos iremos adaptando al nuevo cambio.

Y es así la vida nuestra llena de pequeños duelos que iremos asimilando y adaptándonos a ellos conforme nos van llegando.

Ya he pasado por este duelo con mis dos hijos, y todo pasa.

Ahora vivo otro duelo, mi hijo de 10 años me dice no me acompañes al parque, no me des la mano, no beses en público que me da vergüenza.

Imaginar cómo se me queda la cara…aún así es un niño y tiene miedos, lo mismo con el porteo saben andar pero necesitan ser cogidos en brazos por cansancio, por miedo, porque necesitan nuestros besos.

Hoy acompañé a mi hijo hasta una esquina para que no tuviera miedo a ir solo por la calle de noche, mientras se alejaba de mi, me vino a la mente cuando hace “cuatro días” tenía 18 meses, sentí dentro de mi una añoranza y alegría.

Mi hijo está  creciendo y se siente mayor por irse ilusionado al parque, solo con los amigos, me muestra como pasa el tiempo y un nuevo duelo que afrontar cuando los hijos empiezan a despegar. 

Así que ánimo a las madres que estais pasando y habéis vivido con tanta intensidad el poder portear a vuestros bebes pero crecen y es bueno ayudarles a crecer y vivirlo orgullosas de que así sea.