Cambio en la Crianza más consciente

 

Dicen que adquirimos el título de “Mamá” o “Papá” el día que nace nuestro primer hijo.

Mientras esperamos a nuestro bebé nos preparamos como si de un nueva visita se tratara, preparamos la casa para recibirlo, amueblamos la habitación del que será nuestro bebé, le compramos todo aquello que pensamos que necesitará.

Fantaseamos de cómo será “ ¿se parecerá a su padre? ¿a su abuela?, ¿será rubio o moreno?, será del Madrid como su abuelo,  “será de listo como yo lo era en la escuela”, “¿dormirá ocho horas de tirón?”.

¿ Qué sucede cuando nace nuestro bebé?

Cuando nace todo es una alegría, una ilusión y sobre todo un enamoramiento.

En el momento que a las mamás, nuestros bebés nos miran fijamente, como queriendo decirnos “ámame” emerge la hormona del amor, la oxitócina,  y nos enamoramos de nuestros bebés no queriendo separarnos jamás de ellos, dando igual que sea el primer hijo o el cuarto, de todos nos enamoramos .

Pero sobre todo con el primer hijo surgen los primeros conflictos de pareja.

¿ Qué sucede con el nuevo «huésped»?

Puesto que como indico eramos “pareja” dos personas unidas por el amor sin cabida para otra “persona” más,  esperábamos con tanta ilusión al huésped y van pasando los días y se queda a vivir.

Haciendo que no se trata de que la tercera persona que llega al hogar se adapte a él y respete nuestros horarios de comida, sueño, tiempo de ver la televisión o de ir a cenar con los amigos, resulta que somos nosotros quienes nos tenemos que adaptar a ellos.

Y surgen entonces los conflictos de pareja que harán peligrar la relación de los dos, sintiéndose en ocasiones el padre desplazado, ahora “el tercero es él”, su mujer ya no es la que era, ni él támpoco pareciera otra persona diferente, y el cambio es tan abrupto que adaptase repercute en una desestabilización en el hogar que conllevará su tiempo hasta que de ser pareja seamos conscientes que ahora somos familia y todos nos tenemos que hacer los unos a los otros..

¿ Cómo veo las parejas actuales? ¿cómo era antes?

Si bien es cierto que en estos últimos años que llevo madre y criando a tres hijos, he notado un cambio de las familias entre ellas y hacia los bebés.

No hace mucho hace siete años discutía o argumentaba con otras madres por que no debíamos pegar a nuestros hijos o castigarlos, sintiéndome que hablaba en un idioma diferente.

Hace diez años las madres me recomendaban leer el libro del doctor Estivill para que me hijo “aprendiera a dormir solo”, actualmente muchas madres ni lo conocen.

Hace diez años el porteo ergonómico apenas era conocido en Aragón, de hecho yo misma me compré con mi hijo una mochila Baby Jorn , de las que dejan la espalda recta del bebé, y cae peso en los genitales, siendo peligrosas para ellos como dolorosa para nuestras cervicales y espalda, pero antes no se veía a nadie con portabebés ergonómicos que permiten y respetan la postura natural fisiológica del nuestros  bebés : Espalda en C, rodillas más altas, culo más bajo y basculados.

Me sentía una madre rara por querer llevar a mi hijo cerca de mi cuerpo pegado a mi, por querer dormir con él  y por dar la teta más allá de los 9 meses.

¿Está cambiando la crianza?

Sin embargo paulatinamente y sobre todo este último año el cambio ha ido en aumento a favor de darle más peso al bienestar del bebé tratando de respetar sus tiempos de sueño, comida, demanda de brazos y contacto.

Un conocimiento mayor de la crianza respetuosa y más humana conocedora de lo que los bebés necesitan y siendo más conscientes de ello.

Afortunadamente por el trabajo que realizo me relaciono con muchas madres  que desean dar comida a trozos a partir de los siete meses, madres que acarician a sus bebés conocedoras de la importancia de hacerlo y dejarles menos tiempo alejados de ellas mediante carros o hamaquitas, madres que desean que sus hijos escuchen sus corazones mediante herramientas como serían los portabebebés ergonómicos dejándoles las manos libres y potenciando con ello todo lo que aporta el porteo.

Si algo he notado sobre todo en este último año es una implicación mayor de los padres respecto al porteo acudiendo solos incluso a las charlas o talleres o comprándome bandoleras para llevar a sus hijos cerca de ellos porque desean criar también a sus  bebés.

Todo esta participación del padre en el porteo podría extenderse a todos los ámbitos de la crianza y familia.

¿Cómo son las familias actuales?

Las familias cada vez están siendo más conscientes de lo que es un bebé, seres altriciales que necesitan una extro gestación y desarrollo fuera del útero de su madre para terminar de desarrollarse tanto en el plano psíquico como físico.

Este cambio no significará que las parejas no sigan teniendo sus desencuentros y que  a pesar de buena voluntad de ambos miembros tenga que asumir la llegada de un tercero deseado y amado como un momento crucial en sus vidas de un cambio importante que llega para quedarse para siempre.

Como psicóloga si aconsejo acudir a grupos terapia grupales o individuales puesto que en muchos casos se necesita y para eso están los profesionales.

Y lo mismo en el resto de  la crianza como matronas especializadas en la lactancia materna, fisioterapeutas pediátricos,  pediatras  que apoyen una crianza respetuosa etc.

Y por la parte que me toca como Asesora de Porteo considero super importante ponerse en manos de una profesional en el porteo tanto en ser asesorados como en la adquisición de un portabebés, puesto que en mi caso además de sostén como madre y psicóloga os aporto conocimientos extensos en el porteo, un buen saber hacer puesto que lo que está en manos son nuestros bebés y no se puede  hacer y aprender de cualquier manera, todo no vale.

Alicia Orce Lázaro Psicóloga y Asesora de Porteo Ergonómico.
Teléfono 629337444